Malasia también es uno de esos países donde la religión Islámica quiere hacerse con el control de todo, incluso el control de los conciertos, al no dejar a las cantantes como Beyoncé hacer sus actuaciones como quiera. Beyoncé ha dejado de lado los escotes y la ropa sensual para actuar en Malasia de una manera menos provocativa, dejando tapadas las rodillas y caderas, ya que la religión islámica es muy privativa en este sentido y no permite que la mujer pueda mostrar nada de su cuerpo.

beyonce.jpg

No es lo mismo Beyoncé con sus sensuales caderas y demás, pero los malayos se lo pierden. De todos modos en estos últimos meses muchos cantantes, sobre todo mujeres están haciendo conciertos en países donde impera alguna de las religiones alternativas a la católica y todas ellas no quieren que las mujeres se muestren con vestuario tan sensual como Beyoncé y Madonna, que son dos de las cantantes más provocativas del momento y en países como Israel o Malasia, eso es casi pecado.

Desde luego Beyoncé no le ha importando cambiar su vestuario, sobre todo porque son muchos los fans que tiene en este país y ellos no tienen la culpa de que su religión sea tan obtusa y no pueda ver más allá de un simple círculo, sin tener ninguna perspectiva de la realidad, pero cada uno debe soportar las consecuencias de pertenecer a una u otra religión. Al menos las actuaciones de Beyoncé están permitidas, aunque lo único que se verá de Beyoncé es el rostro y poco más.

Foto|Hotterthanmost